Recomendación: Horimiya.

Un pequeño fact sobre mí: soy una persona de invierno. Muy a pesar de mis orígenes caribeños, no hay nada que me desespere más que el calor. Eso de salir a caminar por la calle y en cualquier momento encontrarme a Lucifer dando un paseillo de media tarde no va conmigo, lo siento. Y la playa está bien, sí, un rato. Ya sé que va a sonar súper cliché, pero de verdad, a mí déjame con mi mantita y mi té calentito que soy más feliz que un final de Disney. Que hablando de té (o café, que esto va al gusto) y manta… estarán de acuerdo conmigo en que, acompañados de una buena lectura, son la mejor cura para una tarde plof, ¿no? Porque sí, seré una persona de invierno, pero días pachuchos tenemos todos, y un cielo gris no suele ayudar mucho a levantar los ánimos. En esos días mi ritual es buscar un rato en el que no haya nadie a mi alrededor y estar yo me mí conmigo, apagar el móvil (que no sé por qué pero a la gente le da por contactarme justo cuando quiero estar tranquila, coñeee), buscar la mejor posición en el sofá, manta y algo calentito de beber en mano, y disfrutar de un buen rato de lectura. Todo muy bien pensado, ¿a que sí? Pero a pesar de tan rigurosa metodología, alguna vez me ha pasado que no sé qué puñetas leer… y cómo jode. A veces comienzo una lectura pero no me permite desconectarme, o me toca releer algo porque no tengo nada más. Cuando me pasan estas cosas, me suelo meter en blogs de reseñas de libros o manga pa’ver qué se cuece.

Y a eso vengo hoy, a recomendarles el manga perfecto para este tipo de ocasiones: Horimiya. Es una lectura súuuuper agradable, ligera, y que estoy convencida que les sacará alguna que otra carcajada (en mi caso fueron chorrocientas… por capítulo).

Comedia, romance | Shounen | Manga | HERO x Daisuke Hagiwara

hori

En emisión | 84 cap. | Mensual

Hoy les vengo a hablar de la adaptación a manga de su fuente original (Hori-san to Miyamura-kun), un webcomic de HERO, que consta de dos partes y que comenzó a publicarse en 2007. Hasta la fecha hay 3 OVAs que lo adaptan a formato anime (el webcomic, no el manga). El día que se anuncie un anime para este manga voy a ser muy muy feliz. En cuanto al manga, su publicación comenzó en octubre de 2011, poco tiempo antes de que finalizara la primera parte del webcomic, y está actualmente en emisión con una publicación mensual.


Es para ti si…

Si la comedia del absurdo es de tu gusto, este es tu manga. Si disfrutas viendo a unos personajes cada uno más ido de la azotea que el otro, en situaciones surrealistas no, lo siguiente, que sin embargo lo llevan con tanta naturalidad que de alguna manera parece normal, será tu gozo en un pozo. Pero sobretodo y por encima de cualquier cosa, si estás hasta el moño ya del típico romance shojo en el que chicos de dieciséis años actúan como si les faltase un herbor y estas en búsqueda de algo más real (que Horimiya será muy surrealista y todo lo que tú quieras, pero en cuanto a relaciones interpersonales se refiere lo hace mu’bieng). En resumidas cuentas, una romcom en la que la parte “rom” es una delicia y la “com” como mínimo te saca una sonrisa (o si eres como yo, ocho carcajadas por página).

Mejor evítalo si…

Puesto que la comedia es muy subjetiva, puede que este estilo no sea para ti. Hay gente a la que una comedia tan over the top le puede llegar a resultar hasta molesta, un sinsentido que no les mueve ni la comisura de la boca. Tampoco te lo recomiendo si no te gustan las series episódicas, o con elencos de personajes más largos que la misa de Jueves Santo. Vamos, es que si te identificas con lo que he mencionado, ni te molestes en darle una oportunidad, será una tortura para ti.


Y no, por supuesto que no voy a dejarlo hasta ahí. Eso era un simple abrebocas que a grandes rasgos te dará una idea de si es un manga para ti. Ahora, si te has convencido de que disfrutarías leyéndolo, o si te has quedado dudando debido a la mi falta de detalle, aquí lo tienes, te presento: Horimiya.

horimiya
Argumento

La historia se desarrolla entorno a nuestros dos protagonistas: Kyouko Hori e Izumi Miyamura, dos jóvenes de diecisiete y dieciocho años que tienen una característica en común: ambos llevan una vida privada que quieren mantener secreta en la escuela. Hori es la chica popular de la clase. Como muchas otras chicas de su edad se preocupa por su apariencia física y su imagen, y tiene enamoraditos a prácticamente todos los chicos (y alguna que otra chica también porque why not). No obstante, en casa lleva una vida que nadie en el instituto se imaginaría: es la que se encarga de las tareas del hogar y de cuidar de su hermano pequeño, Souta, por lo que cosas como salir con amigas después de clase o estar preocupada por su imagen (en casa) no entran dentro de sus actividades diarias. Por otra parte está Miyamura, el chico darks de la clase, a quien nadie le dedica ni una palabra que no sea para catalogarlo de otaku y melancólico

Todo comienza cuando un día Souta llega a casa sangrando por la nariz y de la mano de un joven con la cara cubierta de piercings, que yo creo que no tiene más porque no le queda un sólo lugar en la cara para ponerse otro (en realidad son sólo nueve y no se ven tanto pero me gusta exagerar) y una vestimenta un poco al estilo punk. Lo que Hori no sabía, y de lo que se dará cuenta al invitarle a pasar y hablar con él, es que se trata de su compañero de clase, Miyamura. Cuando parece que todo ha acabado para Hori y que su secreto saldrá a la luz arruinando su imagen en la escuela, se da cuenda de que Miyamura tampoco quiere que se sepa su forma de ser (por alguna misteriosa razón) fuera de su vida privada.

A partir de aquí nace entre ellos una relación especial, dado que ambos conocen el secreto del otro. Además, puesto que Souta tiene una especie de adoración casi heróica con Miyamura, éste empieza a frecuentar la residencia de los Hori bastante a menudo. Con el tiempo la relación entre ellos se va estrechando cada vez más, hasta el punto de que los sentimientos de ambos empiezan a convertirse en algo más que simple amistad (romántico, eeeeh *guiño guiño codazo*). Pero no es sólo Hori con quien Miyamura empieza a relacionarse, sino con otros compañeros de clase que, al darse cuenta de que no es realmente como todos pensaban que era, entablan una amistad.

Personajes

Horimiya es un manga con un largo, largo, laaaargo elenco de personajes. Lógicamente no todos tienen el mismo nivel de protagonismo, pero tambien es cierto que muy pocos de los secundarios son irrelevantes. Si quisiera nombrarlos a todos estaríamos aquí una eternidad y, sinceramente, me da un poco de pereza mencionarlos uno por uno (soy vaga, lo siento).

Kyouko Hori

hori horiHori es una chica que a sus diecisiete años asume la responsabilidad de cuidar de su familia. A pesar del peso que conlleva esta circunstancia, eso no impide que irradie una actitud positiva y llena de energía. Es la primera en ofrecerse a ayudar, e incluso cuando ya no puede más con todo lo que debe hacer, se vuelve a ofrecer. Tiene un carácter muy fuerte, pero no deja de ser una chica de diecisiete años común y corriente, y a veces se nos viene un poco abajo la pobre. Al contrario de lo que podría parecer, aunque ella es plenamente consciente de las responsabilidades que ha asumido, no adopta una actitud de adulta, sino todo lo contrario, a veces parece una cría de diez años.

A pesar de que no deja de tener algunos de los clichés de un personaje femenino en el manga, puedo garantizar que no es tu genérico personaje femenino #173. A medida de que vamos conociéndola, podemos ver aspectos que hacen de ella una máquina de hacer reír. Uno de sus hobbies favoritos, por ejemplo, es ver cómo jorobar a sus amigos cercanos. En particular al pobre Sengoku, su amigo de la infancia y que la verdad que pobre chaval, no le da ni un respiro. Pero es que si sólo fuese eso te digo vale, pero no.

yandere hori

Hori en modo yandere.

Su obsesión con las películas de terror que disfruta como si fuesen una peli de Disney, su lado ligeramente masoquista que se deleita, por alguna razón que no consigo comprender y que, no voy a mentir, a veces me produce un tic en el ojo, cuando Miyamura adopta un comportamiento abusivo con ella (por ordenes de Hori en plan wtf), pero que desaparece cuando se le cruzan los cables y sale su lado sádico (que es muy polifacética ella). La tendencia a ponerse violenta cuando se siente abochornada, o su preocupación por el tamaño de sus pechos son otros aspectos de su personalidad que dan lugar a un par de momentos muy divertidos. Hasta su aspecto yandere es tan absurdo que pareciera más una parodia al término que cualquier otra cosa. Empezando por el hecho de que le preocupe más que Miyamura se fije en algún tío que en cualquier otra chica, yo ya no sé qué más puedo decir. Que la tía ha memorizado el olor de todos los tíos que conoce Miyamura. Le patina la chota como no veas. En fin, que (nunca mejor dicho) vaya personaje.

Izumi Miyamura

hori miyamura

Miyamura es un chico cuya primera impresión es la de ser una persona melancólica y antisocial, pero que pronto aprenderemos que es muy sensible y se preocupa por la gente que le rodea. Es un chico con un enorme corazón, que no tiende a enfadarse con los demás no importa qué hagan. No obstante, una vez se siente en confianza se abre a los demás, y éstos se van dando cuenta uno a uno de cómo es Miyamura en realidad. Gracias a la aceptación de sus compañeros, se va abriendo progresivamente, resolviendo poco a poco sus complejos y miedos.

Algunos datos curiosos sobre Miyamura son que, al contrario de lo que creen todos sus compañeros debido a que su vida social viene siendo lo que se llama inexistente y que lleva gafas, no lleva nada bien esto de los estudios. A penas y saca notas decentes en un par de asignaturas, estando entre el montón (o incluso por debajo) en todo el resto. Otro es que su familia lleva una pastelería, por lo que uno de sus atributos es que se le da bien elaborar dulces (mmm), en especial pasteles, que lleva constantemente a casa de Hori, en señal de agradecimiento.

En un principio, puede parecer que su personalidad es muy cliché: un chico con muy poca autoestima, que no sabe relacionarse bien con los demás, y que se preocupa por que la reputación de Hori se vea afectada por pasar tiempo con él. Es un chico que no quiere por nada del mundo ser el centro de atención y que está más feliz cuando le tratan como si fuese invisible. No voy a negar que algunos de los clichés están presentes y algunos mejor justificados que otros, pero también debo decir que es una de esas veces en las que compro el cliché.

miyamura smile

La sonrisa que sana el alma.

Miyamura, desde que era apenas un crío era muy introvertidoy si hay algo que yo entiendo como persona introvertida, es lo jodidamente difícil que resulta seguir el ritmo de la gente que te rodea, por lo que a veces lo que quieres es meterte en un hueco y que no te vea nadie. Debido a las evidentes dificultades de Miyamura para relacionarse con los demás, el resto de niños le catalogan de rarito, y mantienen las distancias todo lo que les es posible dentro de la clase. Y algún que otro iluminao sólo interactúa con él para joderle la existencia, que dices, pero déjamelo en paz pobrecito mío. Así que sí, compro la parte de su personalidad que prefiere ser invisible a los demás que llamar la atención. Es un trocito de pan este chico, eso es lo que es.

No quiere que todos sepan que tiene una gran cantidad de piercings y tatuajes, ya que encierto modo no está orgulloso de tenerlos. Tampoco es que se arrepienta, simplemente eran su forma de sobrellevar su vida escolar, marcada por el aislamiento y el rechazo. Esto sin embargo, da lugar a muchos momentos divertidísimos en los que Miyamura hará lo que haga falta y más por evitar que sus compañeros de clase descubran su secreto. 

miyamura tattoo

Miyamura preocupado enseñándole Hori sus tatuajes por primera vez,

 

Luego tenemos los personajes secundarios que se dividen, bajo mi punto de vista, en dos clases: los que son recurrentes y tienen cierta importancia, y los que a nadie le importan un pepino y casi que te saltas los (pocos) capítulos que se centran en ellos. Igualmente, ni los unos ni los otros están tan desarrollados como Hori y Miyamura, así que, a los secundarios que tienen un papel importante los he clasificado en:

 

Familia

De la familia de Miyamura, Iori Miyamura (madre) y Naozumi Miyamura (padre), sabemos muy poco. Llevan una pastelería y que son buenos padres. En alguna una ocasión se ha demostrado que son conscientes de la difícil vida escolar de su hijo y se alegran de saber que ahora tiene un grupo de amigos que se preocupan por él. Pero más allá de eso, se les ha visto muy poco.

La familia de Hori, al contrario, son personajes que aparecen capítulo sí, capítulo también. Por un lado tenemos a Souta, el hermano menor. Me resulta difícil definir este personaje porque es es típico niño cliché de manga con un apego visible por su onii-chanhori souta y que se encarga de resaltar lo obvio cuando la pareja principal parece estar teniendo un malentendido. De no ser por Souta y su adoración por Miyamura, éste no habría tenido ninguna razón para frecuentar la residencia de los Hori en un principio. Pero, a pesar de lo típico que resulta este personaje, me ha sorprendido en más de una ocasión con un comportamiento no sólo maduro para su edad, sino increíblemente realista.

hori madreLuego tenemos a la madre, Yuriko Hori. Es una mujer muy maja, pero que trabaja demasiado, por lo que delega casi todas las responsabilidades en Hori, a la que por cierto tuvo a los dieciocho años (cómo te quedas). Es un poco happyflower y sólo parece saber cocinar curry. Es cariñosa y a su manera se preocupa por sus hijos. Acepta a Miyamura sin pensárselo dos veces y lo incluye en la familia como a un hijo más. Físicamente, según Miyamura, es igual a Hori.

Y después está el padre, Kyousuke Hori, que vaya person. Con él hori padrevemos claramente de donde sale la personalidad tan particular de su hija, porque telita. Para empezar, que es muy joven y parece más un hermano mayor de Hori que su padre (dicho por el mismo Miyamura). Le encanta hacer el papel de padre cliché, diciéndole a Miyamura que “qué está haciendo con su hija” pero es sólo para intimidarlo. De hecho, le preocupa mucho más entender qué es exactamente lo que ve en su hija (ahí tienes a un padre ejemplar). No intenta poner ningún tipo de orden y parece disfrutar con las acciones violentas de Hori cada vez que la trata como su hijita.

 

Amigos

Estos son los personajes que hacen realmente la comedia, junto con Hori y Miyamura (obviamente). Por un lado tenemos a los otros dos amigos que hacen el mítico grupo de 2 hori yuki y torupa’ 2Tooru Ishikawa Yuki Yoshikawa. Tooru, quien en un principio estaba súper in love de Hori, se da rápidamente por vencido cuando se da cuenda de que ese ship no va a ninguna parte (y menos mal porque los triangulos amorosos me irritan sobremanera). Es amigo de Hori desde hace mucho, pero hace muy buen click con Miyamura, y tienen una BROTP maravillosa. Tooru es un chico que se preocupa por sus amigos, es el buen amigo (el Suwa de Orange de turno), y es el causante de flechazos en más de una que anda por ahí. Y luego está Yuki, la amiga auténtica, la que tiene la personalidad alegre y que anima a todo el mundo. Es una de las que más desarrollo ha tenido (con un arco dedicado exclusivamente para ella) y con la que me identifico bastante, pero no con su lado positivo (que mi personalidad no es precisamente un rayito de sol), sino más bien con su parte más compleja. El hecho de no ser capaz de decir cuando quiere algo, dejarlo ir todo, y una vez se ha ido lamentarte por no tenerlo… sí, lamentablemente esa soy yo. Una vez más, se demuestra cómo los personajes de Horimiya son tan humanos que no puedo dejar de admirar a la autora por ello.

Por otra parte tenemos a los miembros del Consejo Estudiantil: Remi Ayasaki, Kakeru Sengoku Sakura Kouno. Empecemos por Remi. Remi es… un caso. Muy a pesar de mis primeras impresiones, se ha convertido en uno de mis personajes secundarios favoritos de este manga (si no la que más). Es un despiste, la chica. Es el total opuesto de lo que supondríamos que debería ser un miembro del Consejo Estudiantil: responsable, organizada y cuidadosa… pues ella va a ser que no. Siempre se las está liando a los otros miembros del Consejo, que tienen que cubrirla una y otra vez. Sin embargo, es muy, pero que muy, inteligente. Pareciera que necesita de los demás para poder vivir, pero en realidad es todo un acto porque sabe que a los demás les gusta saber que alguien depende de ellos. Sobretodo a Sengoku (con quien, por cierto, tiene una relación).

Sengoku es el presidente del Consejo, y uno de los que más me hace reír. A pesar de su posición, se le da muy mal esto de imponerse a los demás, por lo que su trabajo le suele resultar agotador. Tiene un gran complejo por ser tan firifiri (delgado, en cristiano) por lo que, junto con Miyamura, siente un terrible pánico ante cualquier actividad que requiera menos ropa de la habitual (ir a la piscina, por ejemplo). Es amigo de la infancia de Hori, y objeto constante de su bullyingPodríamos decir que la sangre le abandona el cuerpo cada vez que la ve. Una de sus características positivas es que es una persona que sabe qué decir en situaciones delicadas, y todos le respetan por ello.

Y por último tenemos a Sakura, para mí la menos interesante de los tres. Es la mejor amiga de Remi y es muy insegura. Duda completamente de su valor como persona y se conforma con que “nada sea para ella”, actitud que molesta enormemente a Remi, quien la conoce perfectamente y sabe cuál es su valor. Sus galletas caseras son alabadas por todos y es una fiel seguidora de sus mangas favoritos. Tanto, que cuando llega el día en el que sale un nuevo capítulo, se convierte en una especie de autómata que sólo piensa en leerlo desde que se despierta hasta que por fin llega a casa (no sé a quién me recuerda ejem ejem). Pero bueno, que poco más puedo decir de ella. Le tengo que reconocer el valor que tiene al confesar sus sentimientos aún sabiendo que no serán correspondidos y estar preparada para el rechazo, eso ma’molao.

hori-student-council1.jpg

De izquierda a derecha: Sengoku, Remi y Sakura.

Por último tenemos a dos personajes secundarios que me gustan mucho: Kouichi Shindou Akane Yanagi. El primero es el único amigo de la infancia de Miyamura (y el único con el que, por alguna razón, Miyamura pierde la paciencia en cero coma).

hori shindou

Kouichi Shindou

Es un chico con una personalidad muy fresca, que hace lo que le da la gana sin preocuparse de lo que piensen los demás. En el colegio, era el único que reconocía a Miyamura como una persona normal y que no le importaba en lo más mínimo lo que el resto de compañeros pensasen o dijesen de que se relacionase con él. Debido a que es la persona más cerca a Miyamura, Shindou es el objeto de los celos yandere de Hori (miedito miedito) y es el que desencadena la obsesión de ella de que Miyamura le pondrá los cuernos con un tío. Por otra parte está Akane, que es una monada. Tiene un aire tan fluffy que te entran ganas de cogerlo como osito de peluche y ahogarlo a abrazos.

hori shind

Akane Yanagi

Es uno de los últimos personajes que se han unido al reparto, por lo que no ha tenido tanta participación como el resto, pero de momento sabemos que es un caso de miopía extrema, lo de levantarse pronto no lo lleva muy bien, y estuvo interesado en Yuki, pero la tía, por alguna razón que me supera (en verdad sé por qué lo hizo y la entiendo), lo rechaza. Y es guapo con ganas.

Después ya tenemos a todo el resto de personajes que como ya he dicho antes no despiertan el más mínimo interés y de los cuales no tengo absolutamente nada que decir, sorry not sorry.

 

Lo que más me gusta

En primer lugar, la comedia. Puedo contar con los dedos de una mano (y me sobrarían) los capítulos con los que no me haya reído. Ciertamente tuve que adaptar mis expectativas, ya que el carácter episódico del manga cobra mayor fuerza por ahí sobre el capítulo 30 y pico. Hasta entonces había sido una historia más que menos lineal y que iba progresando con cada nuevo capítulo, y de repente se convierte en historias prácticamente independientes en cada nueva publicación, algo que desconcierta y (no voy a mentir) hasta frustra un poco. Pero cuando tomé Horimiya como el momento cómico del mes, todo encajó y la frustración que sentía desapareció, dejando únicamente la satisfacción que siento cada vez que termino de leer un nuevo capítulo. La comedia en Horimiya es lo que yo denomino (y esto me lo acabo de inventar pero suena guay así que ahí va): comedia de reacción. laughAquella comedia en la que lo verdaderamente gracioso no es la acción de un personaje, sino la reacción que eso genera en su entorno. Pocas cosas me hacen reír más que un silencio incómodo, una expresión facial, o una frase ultra simple para responder a una acción extravagante de otro personaje. Aunque, todo tiene que decirse, entre comedia y comedia Horimiya se cuela algún que otro capítulo de contenido bastante más profundo y algún que otro drama cliché porque bueno.

Por otra parte,  la ilustración. Tampoco es que sea nada que digas wow, sobretodo en cuanto a fondos y sombreados se refiere, pero los diseños de personajes tienen un yoquésé que quéséyo que me encantan. Tienen un estilo tan adorable que es que son pa’ comerselos. Y es bastante limpio el dibujo también, no como esos mangas con un arte super recargado y en el que te mareas al ir leyendo porque las viñetas van cruzando distintos paneles y no hay un un centímetro cuadrado en blanco en toda la página, que qué dolor de cabeza de verdá. Pues no, Horimiya es casi que lo opuesto, diría yo. Tal vez tiene demasiado espacio en blanco, pero me gusta porque no sólo hace muy fácil la lectura, sino que encaja perfectamente con la historia, ya que ésta se centra en el día a día de nuestros personajes y cómo se relacionan entre ellos, por lo que lo que importa son precisamente los personajes. Así que que el dibujo se centre mayoritariamente en éstos no me molesta. Y no es que los fondos sean una caca, es que simplemente no son lo que mas destaca.

Y el romance por favor, EL ROMANCE (vale, vale, respiro). Pero es que de verdad, qué bonico qué monoso qué real. Para empezar, que es un romance tierno, de esto que dices awww. Hay que aclarar una cosa, y es que soy una fiel defensora de que en la actualidad estamos plagados de historias románticas tóxicas. Estoy cansada de leer historias en las que, para demostrar que los personajes se quieren, es necesario generar dramas innecesarios por malos entendidos o movidas varias como celos y esas cosas, que al final se solucionan porque ¡oh, cuánto te quiero!.. NO. ¿Seré yo la única que piensa que eso genera un concepto del amor súper tóxico, egoísta y equivocado? Yo prefiero ver a mi tenorOTP demostrando confianza absoluta el uno en el otro, ternura, ser esa persona especial que le alegra los días al otro, y sobretodo, respeto mutuo (¿de verdad es tanto pedir?). Y gracias al Señor bendito, Horimiya es así. De verdad, que es mu’bonico. Pero que no es sólo eso, no no no. Ya sé que con es suficiente razón para leerlo, pero es que (OJO) al contrario que la mayoría de jóvenes de otras historias románticas que actúan como si cogerse de las manos fuese equivalente a desvirgarse, en esta historia la relación entre ellos progresa como lo haría cualquier relación entre adolescentes de carne y hueso. Porque de verdad, ¿a mí quién quiere hacerme creer que los chicos de dieciséis, diecisiete años no tienen ningún tipo de impulso sexual? Horimiya, al menos, no. No es ni muchísimo menos un tema central de la historia, pero está implícito y eso a mí me basta. Que eso no quita que haya algún que otro momento un tanto cursi y exagerado, no. Pero tú, vale la pena sin duda alguna.

Lo que no me gusta tanto

Nada en la vida es perfecto, y Horimiya no es la excepción. No obstante, el par de cosillas a las que se les puede poner una pega son minucias (que no se note que me encanta, vamos).

A pesar de haberme conformado ya con que Horimiya sea un manga episódico y de que he aprendido a disfrutarlo a su manera, no puedo negar que me frustra un poco, ya que el romance es tan, tan pero que tan bonito que también me gustaría ver cómo progresa. En aquellos capítulos sorpresa en los que hay algún tipo de progreso, una parte de mí no puede evitar lamentarse de que no sea un manga con una historia continua. Pero bueno, es lo que hay.

Pero el principal fallo que le veo al manga es que da la sensación de que la autora va haciendo las cosas sobre la marcha. ¿Saben como esas series televisivas que se extienden tanto que cuando te vienes a dar cuenta parecen una serie completamente diferente a la del comienzo? Pues no tan heavy, pero un poco así. El setting planteado inicialmente en cuanto al día a día de Hori me pareció súper interesante: una chica de diecisiete años que debe encargarse no sólo de sus estudios, sino también de las tareas del hogar, de realizar la compra, de cuidar de su hermano pequeño por la aparente ausencia de sus padres debido a su trabajo. Pensaba que dentro de la comedia habría toques un poco más serios ahondando en la soledad o el peso de la responsabilidad que podía sentir… pero de momento han sido pocos. Pareciera que, con motivo de tener más elementos comédicos, ha dejado muy de lado ese aspecto y todo el argumento de que los padres no están nunca en casa por sus trabajos se queda comiéndose los mocos porque ahora están ahí metidos 24/7. O el hecho de que al principio parecía que la relación de Hori con Sengoku era únicamente de compañeros de clase, es decir, para nada cercanos, y al final resulta que son amigos de la infancia. Cosas por el estilo que dices… hmmm.

Pero bueno, por lo demás, creo que ha quedado claro que recomiendo este manga de todísimo corazón, ¿no?

Y tú… ¿te animas con Horimiya?

hormimiya umbrella

 

 

5 thoughts on “Recomendación: Horimiya.

  1. ¡Hola!
    Me pasé por tu blog hace unos días pero no entiendo por qué no me paré a leer una entrada ;-;U But here I am now xD
    Creo que no puedo estar más de acuerdo contigo en la mayoría de las cosas, aunque yo paré de leer el manga… hace cosa de un año xDU (me leí todo lo publicado hasta entonces en dos días, vaya; y lo dejé porque me da por leer shojo así tó monis por épocas xD). Osea que no voy naaaada al día. Pero sí, me sacó varias carcajadas, pienso que los protas hacen una linda pareja y su dibujo, a pesar de ser más simple que la media de los shojo, es lo primero por lo que empecé a leerlo ❤
    Muy buena entrada, y gracias por recordarme que debo retomar este bonito manga ^^ ¡Un saludo! ~*

    Liked by 1 person

    • Hola Kiiro!

      Muchísimas gracias por pasarte y comentar, aún estoy empezando con el blog y estas cosas me animan bastante! Aún tengo que trabajar mucho en la constancia.. pero bueno, poco a poco 😅

      Y sí sí, deberías retomarlo, que nunca viene mal algo que te haga reír :3

      Yo también me he pasado por tu blog y tiene muy buena pinta! Ánimos 💪🏼💪🏼

      Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s